Click to enlarge
A fallback.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, presentó esta semana un proyecto de reforma judicial que buscaría dar más independencia a la Corte Suprema, idea que la oposición ha rechazado, por considerar que los cambios buscan favorecer la impunidad de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien esta acusada en diversos casos de corrupción.

“Digamos nunca más a una justicia utilizada para saldar discusiones políticas y nunca más a una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno”, expresó Fernández desde la Casa Rosada, en medio de cacerolazos en gran parte del país.


Como ocurrió en varias oportunidades desde que comenzó la pandemia del coronavirus, la protesta se convocó en las redes sociales y el horario de las cacerolazos ha sido hace dos días cerca de las 20 horas.

Según indicó Infobae, los barrios bonaerenses en los que más se escucharon fueron Palermo, Recoleta, Villa Urquiza, Belgrano, Almagro, Villa Devoto y Caballito. También hubo réplicas, aunque menores, en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires, como Avellaneda y Tigre.

“Argentina: unidad en la República, la libertad y en contra de la impunidad de Cristina” fue el lema de la convocatoria que impulsaron sectores opositores al gobierno de Fernández.

Según el mandatario, la propuesta busca “consolidar una justicia independiente” que esté regida por las “mayores normas de transparencia” y tramite los procesos con “celeridad y eficiencia”.

Para avanzar en la reforma judicial de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura, órgano que juzga a los jueces, el presidente Fernández convocó a un consejo asesor de 11 juristas. Sin embargo, la oposición rechazó que entre sus miembros esté Carlos Beraldi, reconocido abogado defensor de la familia Kirchner.

En qué consiste la reforma

La propuesta de reforma judicial presentada por Alberto Fernández consiste básicamente en crear una Justicia Federal Penal, con la unión de los tribunales Criminal y Correccional Federal y Penal Económico. Así se sumarán 23 nuevos tribunales.

“Proponemos organizar mejor la justicia federal. Estamos proponiendo una justicia independiente que desarrolle los procesos con celeridad y eficiencia. Si lo logramos, habremos fortalecido esta democracia que tantas deudas tiene con los argentinos y argentinas”, manifestó Fernández.

Junto a ello, se propone la unificación de las Cámaras de Apelaciones y la creación de tribunales orales, de fiscalías y defensorías.

Impunidad de Cristina Fernández

El ex ministro de Justicia de Mauricio Macri, Germán Garavano, criticó duramente el proyecto de reforma judicial propuesto por Alberto Fernández y aseguró en una entrevista a radio La Red que detrás de la iniciativa está la vicepresidenta Cristina Fernández.

“Se ve claramente la mano de Cristina Kirchner en la reforma. El presidente había hablado claramente de que a la Corte no había que tocarla. Incluso elogió a los jueces que nosotros nombramos. Por eso esta presencia de Beraldi, que no solamente es abogado de Cristina Fernández, sino también de Cristóbal López y es denunciante de muchos miembros de la oposición y contra el propio ex presidente Mauricio Macri”, aseguró .

“Se ve una mano del kirchnerismo más duro y eso nos lleva a la ofensiva de hace algunos años de la democratización de la justicia, que la misma corte declaró inconstitucional. Eso también puede explicar muchas cosas”, dijo Garavano.

Desde el conglomerado de oposición Juntos por el Cambio también criticaron duramente la reforma. “No hay posibilidad de reforma judicial seria en este difícil contexto social y económico. Mucho menos aún cuando se pretende un plan de impunidad y quebrar el accionar de la independencia de la justicia”, expresó Maxi Ferraro, titular del bloque de la Coalición Cívica.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo