El fiscal alemán que investiga la desaparición de Madeleine McCann hace 13 años en Portugal reveló nuevos y perturbadores detalles sobre la vida de Christian Brueckner, el único sospechoso del caso.

De acuerdo a la información difundida por el medio de comunicación alemán Der Spiegel, los investigadores encontraron un mueble lleno de trajes de baño de niña, ropa infantil y más de ocho mil imágenes de pedofilia en la casa rodante del presunto autor del homicidio de la pequeña niña británica.

Si bien aún no se determinó cuándo el pedófilo compró el vehículo, la fiscalía alemana cree que usó una minivan para secuestrar a Inga Gehricke, una niña de 5 años oriunda de en Neuwegersleben, en el norte de Alemania, que desapareció en mayo de 2016.

Según informó Spiegel TV, se cree que Brueckner, de 43 años, le dijo a sus amigos que se movía entre Portugal y Alemania porque había un lugar específico que le resultaba “ideal para ocultar drogas y niños”.

Junto a ello, el fiscal a cargo del caso, Hans Christian Wolters, indicó que las características del vehículo coinciden con la descripción de aquella camioneta que se vio cerca de la zona donde desapareció Madeleine en 2007.

De acuerdo al relato del fiscal al diario The Times de Londres, Brueckner escribió en un foro de pedofilia sobre su deseo de “atrapar algo pequeño y usarlo durante días”. “Creemos que nuestro sospechoso cometió más delitos, especialmente delitos sexuales, posiblemente en Portugal, pero también en otros lugares como Alemania”, agregó Wolters.

“Necesitamos la ayuda de la gente, de los turistas británicos que podrían haber estado entre 1995 y 2007 en Praia da Luz. Solo con estas llamadas podemos resolver el caso de Madeleine McCann”, dijo el fiscal Wolters.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo